Loading...
You are here:  Home  >  Nuestra Historia!  >  Current Article

Una aproximación a la población indígena de Borinquén en su primera década de colonización

By   /  20 Enero, 2017  /  No Comments

    Print       Email

Este artículo a continuación es para ofrecer una idea de la aproximación de la población indígena en Borinquén, en su primera década de colonización. Se debe comenzar indicando que precisar la población indígena antes de los inicios de la conquista realizada por Juan Ponce de León, es bastante incierta, debido a que los cronistas no ofrecieron una información sobre esto, exceptuando, el Padre Las Casas. Los números ofrecidos por él, eran para el Caribe primitivo y no especificó una cantidad para Borinquén. Desde finales del siglo XIX, estudiosos locales han tratado de ofrecer un número aproximado de naturales que había en la Isla durante los primeros años de la colonización. A modo ejemplo Agustín Stahl pensaba que era una sociedad nutrida, que podía llegar a los cientos de miles de indígenas, Cayetano Coll y Tosté pensaba que podían ver entre 80 y 100 mil pobladores, Salvador Brau ofreció un número de 16,000 naturales. El arqueólogo Jesse Fewkes teorizó que había 40,000, Aurelio Tío apuntaba que había sobre 125 mil y Ricardo Alegría estimó en 70 mil. El arqueólogo Irving Rouse estimó en 16,000 los individuos que existieron en Borinquén durante la llegada de Cristóbal Colon. Armando Martí, un estudioso del periodo colonial, afirmaba que la población no podía superar los 60,000 naturales. Esto nos indica que no hay un consensó equitativo sobre la cantidad poblacional de Borinquén a principios del siglo XVI.

Los primeros indicios de una cantidad poblacional, fue evidenciada durante el repartimiento de las encomiendas. Entre los años 1509 al 1511, a base de las investigaciones de Vicente Murga y Jalid Sue Badillo, se otorgaron sobre 50 cedulas de vecindad a castellanos, cuyas vecindades fueron repartidas por Juan Ponce de León (44+) y Sotomayor (6+), también, se debe reconocer que se dieron otras vecindades por Diego Colon y sus principales ayudantes.  En el periodo histórico mencionado, Juan Ponce de León y sus ayudantes, repartieron 35 encomiendas, de esas 27 fueron dándose 50 indios por vecinos, los oficiales de alto rango recibieron 200 indígenas. En el caso de Sotomayor y Ponce de León, se repartieron 300 naturales cada uno. Por lo que estos son indicios de una baja población a través del 100 x 35 de Borinquén.

Los testigos que desfilaron en un juicio hecho contra Miguel Cedeño, manifestaron que las tribus indígenas estaban divididas en cantidades. A modo de ejemplo la tribu de Agueybana y de su hermano, se componía de 600 indios, el caciques Guayane tenía sobre 200, Redondo, Aymaco y Orocovis tenían 150 indígenas, los caciques Comerio y Abey ”Salinas”, tenían 100 indígenas cada uno y existían otros caciques tenían una aldea de 50 indios o menos.  Estos testimonios nos ofrecen una idea más clara del panorama demográfico de la época, adicional, nos dice que había un cacique por cada valle con un rio cercano en la Isla. La matrícula de jefes tainos es mucho mayor a lo que apuntan los libros de historia. El expediente es una rica pieza demográfica, a pesar de eso no se mencionan otros caciques importante, a modo de ejemplo Caguax “Caguas”, Haynya “Jayuya”, Cacsicagua “Utuado actual” y Cayrabon “Utuado actual”, estos tenían aldeas a su cargo con cierto volumen demográfico. Otra valiosa fuente son la publicación de los documentos Real Hacienda,  los informes anotados nos dan pista, que el conteo de los indígenas que capturaban en las cabalgas era por pocas decenas. A base de lo expuesto la población indígena en la Isla podía estar rondando entre los 10,000 a 12,000 indígenas aproximadamente antes de la rebelión del 1511.

Luego de los levantamientos rebeldes, el natural terminó siendo esclavizado en las encomiendas. Es muy difícil pronosticar la tasa de reducción de indígenas por motivo de esos levantamientos. En algunas fuentes hemos encontrados las bajas españolas fueron considerables, una probanza realizada por Juan González “El Lenguas” en México en la década del 1530, indicaba que las muertes habían sido sobre 200 castellanos, pero las indígenas habían sido más, a pesar de eso Juan no ofreció un número concreto. En una correspondencia enviada por el repartidor Sancho de Velázquez en el 1515, afirmaba que la cantidad de naborías repartidas era entre los 1,200 y 1,500, la cantidades repartida entre los moradores encomenderos era entre 50 y 200. A ese número se le añadía unas pocas decenas de naturales fugitivos por las montañas. Velázquez manifestaba en la correspondencia, que su principal preocupación, era que los recursos insulares en ocasiones no eran suficiente para alimentar a los naturales. Alimentos como la harina escaseaban constantemente. En los registros de la Real Hacienda, las anotaciones de las cargas de cazabe eran contantemente baja y ofrecen indicios claros que la producción no daba para alimentar a una población de decenas de miles de indios. Estas afirmaciones nos indican que el tamaño de la Isla, no tenía la capacidad para alimentar a una extensa población. Se debe añadir que las técnicas de agricultura del Taino, eran demasiado simples como para poder producir en lugares alejado de los cuerpos de aguas.

Los reportes de Sancho de Velázquez y las anotaciones de la Real Hacienda, indican que la población nativa quedó mucho más reducida después del periodo de la Rebelión. Algunas de las razones para eso, según “El Lenguas”, los nativos de Borinquén escaparon a otras islitas del Caribe. Los indígenas que se quedaron aquí, fueron desapareciendo por las epidemias y por el trabajo forzoso.  Es difícil precisar la tasa de mortalidad del taino, debido a que no aparecido otras fuentes documentales informándose a la Corona sobre este tema. Si se puede decir que a base del antes y después de la rebelión Taina, la cantidad poblacional Taina que quedó en la Isla, fue una baja estimada en pocos miles (2,000 aprox.). Eso significaba que antes de la rebelión, la población nativa tenía que ser baja, ósea mucho menos de 16,000.

Luego de expuesto esta información, se puede apreciar que la documentación nos está dando pistas claras, que la población de Borinquén en sus primeros años de colonización era muy baja en comparación a los estimados hechos a través del pasado siglo. El tema de la historia indígena es uno que merece ser analizado a mayor profundidad de lo que se ha hecho, nuevas investigaciones pueden traer un panorama un poco distinto a lo que se ha publicado antes en relación con este tema.

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La deuda de Puerto Rico

Read More →