Loading...
You are here:  Home  >  Columnistas  >  Current Article

Los desaciertos del gobernador

By   /  28 Junio, 2016  /  No Comments

    Print       Email

Por: Adolfo Méndez Ríos

 

El gobernador, Alejandro García Padilla, sigue proyectándose ante el país como un gobernante desacertado que ha perdido la cordura y las buenas maneras.  El no presentarse como candidato a la gobernación le ha permitido a García Padilla dar rienda suelta a expresiones y actuaciones alocadas sin ningún sentido responsable. No hace mucho tiempo hizo un llamado para que nuestros jóvenes no se incorporasen a las fuerzas castrenses americanas. Este fue un gran desacierto de AGP. La incorporación a las fuerzas armadas es de carácter voluntario por lo que la decisión de integrar o no el ejército de los Estados Unidos recae en la voluntad personal de cada puertorriqueño y en sus sentimientos de adhesión a la Nación Americana.

 

Por otro lado, el gobernador alega que la desastrosa crisis fiscal que vive Puerto Rico en los actuales momentos es culpa del Congreso de los Estados Unidos. El gobernador estaba esperanzado  en que el Congreso le aprobara de inmediato un rescate fiscal para resolver lo que el llamó  la “crisis humanitaria” en nuestra isla, pero no ha sido capaz de producir los estados financieros auditados que le han solicitado varios miembros de ese mismo congreso americano. García Padilla ha anunciado varias fechas diferentes para entregar dichos estados financieros siendo la más reciente promesa para el próximo mes de julio.  Es de esperar que estos estados financieros contengan muchas sorpresas de cómo el gobierno de García Padilla ha manejado las finanzas de nuestra isla en los pasados años. Hay sospechas fundamentadas que el gobierno sigue gastando los recursos fiscales del país en cientos de contratos que solo benefician a los amigos más allegados al gobierno de García Padilla. Uno de estos ejemplos fue la inexplicable mudanza del CE$CO de Saint Just para la 65 de Infantería en Carolina en un local cercano a industrias químicas, poniendo en riesgo la salud de los empleados y de los visitantes al lugar. La prensa le dio un trato superficial a este escándalo que involucra a uno de los grandes donantes del Partido Popular Democrático (PPD).

 

Ante esta realidad que golpea la cara de los puertorriqueños a diario, el liderato del PPD insiste en  culpar al Congreso de los Estados Unidos por el actual caos económico de nuestro gobierno. Sin embargo, el  propio presidente del Senado, Eduardo Bathia, ha reconocido que el equipo fiscal del gobernador ha sido un fracaso. Por su parte, el gobernador se jacta que en su gobierno no ha habido despidos de empleados públicos cuando, precisamente, uno de los graves problemas que tiene la precaria situación fiscal del gobierno es su alta nómina gubernamental. No ha habido durante este gobierno una clara voluntad de revisar los gastos gubernamentales ni una restructuración del aparato gubernamental para hacerlo mas cónsono con la realidad económica  de nuestra isla. Ante este cuadro, el gobernador opta por enojarse y  acudir a las Naciones Unidas a  denunciar el caso de Puerto Rico. Es innegable que el gobernador está actuando en forma desacertada  y con cada expresión impulsiva y con cada actuación irresponsable sigue agravando la situación del país.

 

El autor es un reconocido profesional de las comunicaciones. Comentarios a: mendezrios@coqui.net

img_5725.jpg

    Print       Email

About the author

Ferdinand G. Aponte Rivera es un joven periodista que cuenta con 6 años de experiencia dentro del campo de los medios de comunicación. Laboro en emisoras de radio, medios digitales entre otros. Actualmente dirige el Periódico El Imparcial de Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La corte de la opinión pública

Read More →