Loading...
You are here:  Home  >  Nuestra Historia!  >  Current Article

Leve análisis de la población indígena en el Puerto Rico del siglo XVI

By   /  31 Mayo, 2016  /  1 Comment

    Print       Email

Por: Luis Caldera Ortiz

En este estudio el primer paso es estudiar la cantidad aborigen aproximada que había en la Isla, en los primeros años de colonización. Se debe comenzar indicando que precisar la población indígena antes de los inicios de la conquista realizada por Juan Ponce de León, es bastante incierta, debido a que no se han encontrado un registró de censo que indicase un estimado demográfico. Dese el siglo XIX, estudiosos locales han tratado de ofrecer un número aproximado de la población de naturales que había en la Isla durante los primeros años de la colonización. A modo ejemplo Agustín Stahl pensaba que era una sociedad nutrida, que podía llegar a los cientos de miles de indígenas. Cayetano Coll y Tosté pensaba que podían ver entre 80 y 100 mil pobladores amerindios en Borinquén. Salvador Brau pensaba que era difícil predecir la población por la falta de un censo, aun así ofreció un número de 16,000 naturales. El arqueólogo Jesse Fewkes teorizó que había 40,000 indios antes de la rebelión del 1511. Otro estudio, Aurelio Tío, apuntaba que había sobre 125 mil y Ricardo Alegría estimó en 70 mil tainos al momento de la conquista. El arqueólogo Irving Rouse estimó en 16,000 los individuos que existieron en Borinquén durante la llegada de Cristóbal Colon. El padre Murga argumentó que la población indígena no podía ser tan elevada, este se amparaba a que el cacicazgo de Agueybana era el más grande y tan solo contaba con 600 indios. Fernando Pico en sus trabajos no ofrece número, pero a la misma vez pone en duda la Isla sobrepoblada. Armando Martí, un estudioso del periodo colonial, afirmaba estimando la fuerza de producción agrícola y sus materiales de uso, estimaba que la población no podía superar los 60,000 naturales. Esto nos indica que no hay un consensó equitativo sobre la cantidad poblacional de Borinquén a principios del siglo XVI. Adicional, la percepción se tiene a indicar que la Isla estaba densamente poblada antes de los actos de la rebelión de los caciques rebeldes.

Los primeros indicios de una cantidad poblacional, fue evidenciada durante el repartimiento de las encomiendas. Entre los años 1509 al 1511, a base de las investigaciones de Vicente Murga y Jalid Sue Badillo, se otorgaron sobre 50 cedulas de vecindad a castellanos, cuyas vecindades fueron repartidas por Juan Ponce de León (44+) y Sotomayor (6+), también, se debe reconocer que se dieron otras vecindades por Diego Colon y sus principales ayudantes. Estas variedades hacen que el caribe primitivo fuese una zona controlada por una serie de personas encomendadas a preservar las leyes castellanas. Entre el 1511 al 1515, fue un periodo de mucha inestabilidad causada por el abuso y mal repartimiento de las encomiendas, cuyas acciones llevaron a que una cantidad determinada de indígenas se revelaran contra los colonizadores. Los registros documentales no ofrecen e indican, una cantidad de bajas aproximadas de los indios rebeldes. A base de un expediente de acusación contra el contador Antonio Cedeño, tenemos una idea a cantidad de indios encomendados entre el 1509 y el 1511.

En el periodo histórico mencionado, Juan Ponce de León y sus ayudantes, repartieron 35 encomiendas, de esas 27 fueron dándose 50 indios por vecinos. Los oficiales de alto rango recibieron 200 indígenas. En el caso de Sotomayor y Ponce de León, se repartieron 300 naturales cada uno. Estos reportes junto a lo propio no informado en su época, nos llevan a estimar que en Puerto Rico había 2,500 a 3,500 indios aproximadamente. Los testigos que desfilaron por el juicio contra Miguel Cedeño, manifestaron que las tribus indígenas estaban divididas en cantidades, a modo de ejemplo la tribu de Agueybana y de su hermano, se componía de 600 indios, el caciques Guayane tenía sobre 200, Redondo, Aymaco y Orocovis tenían 150 indígenas, los caciques Comerio y Abey ”Salinas”, tenían 100 indígenas cada uno y una gran cantidad de caciques tenían una aldea de 50 indios o menos. Estos testimonios nos ofrecen una idea más clara del panorama demográfico de la época, adicional, al parecer nos dice que había un cacique por cada valle existente la Isla. La matrícula de jefes tainos es mucho mayor a lo que apuntan los libros de historia oficial. El expediente es una rica pieza demográfica, a pesar de eso no se mencionan otros caciques importante, a modo de ejemplo Caguax “Caguas”, Haynya “Jayuya”, Cacsicagua “Utuado actual” y Cayrabon “Utuado actual”, estos tenían aldeas a su cargo con cierto volumen demográfico. Un número real aproximado y conservador, puede estar rondando los 5,000 habitantes indígenas antes de la rebelión del 1511.  Los números ofrecidos por mí, son tres veces menor a la cantidad ofrecida por Brau y Rouse.

Luego de los levantamientos rebeldes, el natural terminó siendo esclavizado en las encomiendas. Es muy difícil pronosticar la tasa de reducción de indígenas por motivo de esos levantamientos. En algunas fuentes hemos encontrados las bajas españolas fueron considerables, una probanza realizada por Juan González en México en la década del 1530, indicaba que las muertes habían sido sobre 200 castellanos, pero las indígenas habían sido más, a pesar de eso Juan no ofreció un número concreto. En una correspondencia enviada por el repartidor Sancho de Velázquez en el 1515, afirmaba que la cantidad de naborías repartidas era entre los 1,200 y 1,500, la cantidades repartida entre los moradores encomenderos era entre 50 y 200. A ese número se le añadía unas pocas decenas de naturales que fugitivo por las montañas. Velázquez manifestaba en la correspondencia, que su principal preocupación, era que los recursos insulares en ocasiones no eran suficiente para alimentar a los naturales. Alimentos como la harina escaseaban constantemente. Estas afirmaciones nos indican que el tamaño de la Isla, no tenía la capacidad para alimentar a una extensa población. Este volumen de naborías repartidas, concuerda con el número ofrecido inicialmente.

En el censo realizado por Landó en el 1530 reflejó que había 1,541 indígenas encomendados, a base de esos números se puede decir que en dos décadas la reducción indígena fue notable pero ha la misma vez no tan dramática como se había estipulado antes. En la misma época, Asencio de Villanueva afirmaba que en la región central de la Isla, había una cantidad notables de indígenas fugitivos, pero a su vez no ofreció un número concretó en sí. Los reportes documentales, no nos dicen nada más sobre los indígenas, las noticias que hemos encontrado han sido sobre una carabela de portugueses proveniente de Tierra Firme con indígenas para finales de la década del 1530. Los Oficiales Reales le recomendaban al Rey que estas personas recompensaban la falta de habitante en la Isla.

En finales de la década 1540, el obispo Rodrigo de Bastidas informaba que en la Isla había pocos indios y estos estaban ubicados en La Mona y otros estaban perdidos por las “montañas de la Isla”. A pesar que no se dice una cantidad aproximada, si el propio el informe nos dice que en Puerto Rico hubo una serie de eventos que conllevaron a la rápida desaparición del indio. Posiblemente, algún evento pandémico y la migración española a tierras continentales, ayudaron a que la población amerindia desapareciera tan rápido en una década. Entendemos, que el informe de Bastida no está del todo claro. Posiblemente, lo más probable es que la generación de indios nacidos después del 1510, se criollisaron y se convirtieron parte de la población secular. Las Leyes Nuevas del 1542, hizo que los descendientes indígenas fuesen moradores con derechos similares a los peninsulares castellanos.

Según adelantó el siglo XVI, las noticias de indios son menores en los documentos, algunas de esas  noticias son ofrecidas por el obispo Diego de Salamanca a finales de la década del 1570. El prelado informaba que había una veintena de indios residiendo en la islita de Mona. Un aspecto interesante es que estos indígenas eran originario de Tierra Firme. En la década del 1590, una cantidad de 50 indios de la misma procedencia estaban ubicados en la misma Isla. Estos reportes nos dicen que el taino puro de la Isla desapareció. A pesar de esto estos indígenas en el siglo XVI son parte de la población que residía en Puerto Rico.  En el siglo XVII, las noticias de indios residiendo en la Isla son nulas. Algunos pobladores se le identificaban como “color indio”, la mención de la tonalidad de piel fue la forma que posiblemente se usaba por la gente de esa época para describir a un morador con características parecidas al antiguo indígena “Taino” local.  La información documental y los fenómenos históricos sucedidos en el siglo XVI, nos lleva a concluir que una porción de los naturales de la isla de San Juan se mezclaron con moradores castellanos de bajo perfil social. Esto nos ayuda explicar porque los reportes de tribus puramente indígenas son escasas desde la segunda mitad del propio XVI. Toda esta evidencia nos ayuda a certificar que la población taina de Borinquén era uno mucho menor a lo que se ha establecido en el pasado.

indigena

    Print       Email

About the author

Ferdinand G. Aponte Rivera es un joven periodista que cuenta con 6 años de experiencia dentro del campo de los medios de comunicación. Laboro en emisoras de radio, medios digitales entre otros. Actualmente dirige el Periódico El Imparcial de Puerto Rico.

1 Comment

  1. Me parece muy flojo este argumento , Seguimos en ascuas. Pero debido a los estudio de las mitocondrias que dan muestra de tanta presencia taina, en la población actual, que nos lleva a pensar que era bastante numerosa, Pero rápidamente mezclada en una generación. Eso se explica en una lógica simple. El varón taino emigra a las Antillas menores con otros grupos tainos, menos acosados por los invasores. La taina mujer, se convierte en la hembra del español. Pues estos venían solos, no con sus mujeres. Por lo tanto el mestizaje en una generación de 20 a 30 años, se generaliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La deuda de Puerto Rico

Read More →