Loading...
You are here:  Home  >  Noticias  >  Current Article

La deuda de Puerto Rico

By   /  24 Febrero, 2017  /  No Comments

    Print       Email

En la actualidad el tema de la deuda isleña, es uno de los más comentado en la prensa puertorriqueña, mucho se habla del déficit presupuestario, pero a la misma vez no se dice por qué llegamos a este nivel. Por las pasadas décadas, expertos en economía e incluso algunos políticos como Rubén Berrios, vaticinaron que el impago en un futuro podía ser una realidad, si se seguía agigantando el gobierno y la continua acción de pedir prestado. A ciencias ciertas estas personas no se equivocaron.

Algunas de las razones que llevaron a la caída de las finanzas puertorriqueña, se exponen de la siguiente manera: La primera, el crecimiento poblacional ayudó a que los partidos políticos que llegaban al poder, justificaran la contratación de más personas para ofrecer unos servicios. La segunda el fracaso a largo plazo del Plan Manos a la Obra, hizo que muchas fábricas se marcharan, mucha gente se quedó desempleada, por lo tanto el gobierno empezó a crear programas de asistencia económica, cuyo costo del mismo se ha ido incrementando con el pasar de las décadas. El tercero ha sido la subida del costo de vida, las exigencias del Salario Mínimo Federal, AAE y AAA, hace que la Isla se vuelva poca viable para la inversión extranjera. El cuarto es que se sobre abusó de la emisión de bonos en el mercado financiero, lo peor aún, el dinero prestado que pudo ser utilizado para hacer mejoras en carreteras y edificios se utilizó para cuadrar nómina. El quinto, es que la política gubernamental, se ha enfocado en el consumo desmedido, en lo cual hace que no se cree en una conciencia de ahorro. La sexta, la llegada fácil de mega franquicias como Wall Mart, Fast Food, K-Mart, Home Depot y otras más, ha hecho que afecte al pequeño y mediano comerciante, el ingreso de esas compañías se va hacia el exterior, por lo tanto hace que se fugue el dinero. El octavo es que los salarios de una gran cantidad de empleados del gobierno estatal, son onerosos. Hay matrimonios que trabajan con el gobierno permanente, sus ingresos sobre pasan los $100 mil anuales. El nepotismo y el amiguismo, ha hecho que estas cosas se hayan salido de control. El noveno, el sobre exceso de ocio ha hecho, que la población se mantenga divertida y enajenada a los eventos que suceden en nuestro diario vivir. El décimo es que hay una gran cantidad de estudiantes y graduandos, a la misma vez, la oferta de demanda de empleo es pequeña en comparación al porcentaje de las personas que tienen un grado universitario. Las universidades se han enriquecido con las Becas Pell y otros programas federales.

El amigo lector, puede darse cuenta que los factores de la complejidad de nuestra economía, está unida con el sector privado. La eliminación de las 936 junto a la subida del salario mínimo a $7.25, ayudó mucho a que se fueran fábricas de manufacturas. Por lo tanto los políticos, empezaron a reclutar gente que no podían ser contratados en la empresa privada. El éxodo de puertorriqueños, la implementación de impuesto, el gigantismo del gobierno, los costó de salario del 65% de los empleados gubernamentales, ha hecho que en los últimos 15 años Hacienda tenga menos ingresos de recaudación y por lo tanto se ha recurrido prestado para cuadrar caja. La ineficiencia de los gobernantes a no querer achicar personal y reducir salarios, ha hecho que en los últimos 15 años, se hayan tomado prestado sobre $40 mil millones en dinero prestado. Los factores mencionados previamente que aún existe hoy hace que la deuda se impagable con los mecanismo normales. Es decir el pago del principal con sus intereses con los años estipulados de pago.

Tanto como los políticos y los bonistas son parte de la culpa de que esto se haya salido fuera de control. Los bonistas se volvieron loco prestando sin tomar tanto en cuesta  que la situación de Puerto Rico se podía empeorar. Las soluciones más viable, aunque odiosas para los bonitas y la Junta de Control Fiscal, es una restructuración de la deuda, pagándose menos principal, menos intereses, pero con mayor duración en años. Es decir, que si la deuda es para pagarse a 30 años, se debe subir a 60 años. A pesar que los costos de inflación puede hacer efecto, es de las pocas alternativas viable ante nuestra realidad. La población puertorriqueña del futuro debe aprender, de estos eventos, que a corto plazo serán parte de nuestra historia. Está en nosotros mismo cambiar la forma de pensar, es hora de dejar pensar en nosotros mismo y pensar en Puerto Rico.

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

BOSQUE COMUNITARIO DE MAYAGUEZ ES SELECCIONADO PARA CELEBRAR DIA INTERNACIONAL DEL PLANETA TIERRA

Read More →