Loading...
You are here:  Home  >  Columnistas  >  Current Article

La corte de la opinión pública

By   /  20 Junio, 2016  /  No Comments

    Print       Email

Por: Adolfo Méndez Ríos

 

 

El caso que se ventila en el Senado de Puerto Rico sobre las compras de combustible en la Autoridad de Energía Eléctrica, ha puesto de manifiesto una situación muy delicada que tiene repercusiones funestas ante la opinión pública. En este caso hay una empresa, Petro West, y un alto oficial de la misma, José González Amador, que no han estado disponibles para someterse al interrogatorio de la Comisión Especial para el Estudio de las Normas y Procedimientos Relacionados con la  Compra y Uso de Petróleo por la Autoridad de Energía  El alto oficial de Petro West ya ha sido citado ante el Departamento de Justicia para la posible radicación de cargos criminales. A pesar de que la vista ante Justicia esta citada para el 20 de junio, la Comisión del Senado prosiguió con la vista de interrogatorio en contra de González Amador y este se abstuvo en todo momento de auto incriminarse invocando el privilegio que le otorga la Constitución de los Estados Unidos y la Constitución de Puerto Rico.

 

Sin duda alguna González Amador esta anticipándose a lo que pudiera ocurrir en el Departamento de Justicia y prefiere no hacer ningún comentario en su caso que pueda afectarle  posteriormente en caso de que se le acuse formalmente de cualquier actuación criminal. El problema radica en que González Amador ha optado por ceder su caso ante la corte de la opinión pública que no ha visto con buenos ojos su obstinado silencio en las vistas públicas, de manera de tener un mejor caso ante los tribunales de justicia.

 

Esta es una situación que amerita lanzar una voz de alerta a aquellas personas que ostentan cargos sensitivos en empresas, en el gobierno y en organizaciones. El silencio es un arma que puede utilizar cualquier persona que sea señalada de cometer algún acto criminal. Sin embargo, este proceder puede ser desastroso porque en el desarrollo de su caso ante la opinión pública puede levantarse una ola gigantesca de indignación que tiene el efecto de insinuar su culpabilidad. En este caso de Petro West está ocurriendo algo parecido. La información que se ha ventilado públicamente coloca a dicha empresa y a su alto oficial en una situación de predicamento ante la corte de la opinión pública. Cuando el caso llegue eventualmente a los tribunales de justicia es probable que los argumentos legales no sean capaces de contrarrestar el huracán de indignación y de críticas de una opinión pública  que le es altamente desfavorable.

 

El autor es un reconocido profesional de las comunicaciones. Comentarios a: mendezrios@coqui.net

a judge hand striking a gavel over a table

    Print       Email

About the author

Ferdinand G. Aponte Rivera es un joven periodista que cuenta con 6 años de experiencia dentro del campo de los medios de comunicación. Laboro en emisoras de radio, medios digitales entre otros. Actualmente dirige el Periódico El Imparcial de Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Los desaciertos del gobernador

Read More →