Loading...
You are here:  Home  >  Mujer pa Tí!  >  Current Article

Ansiedad en la mujer

By   /  9 Mayo, 2016  /  No Comments

    Print       Email

Por: Mayra Michelle Camacho Velez

Las mujeres en muchas ocasiones cada día estamos cargadas de muchas cosas, la casa, los hijos, el esposo, el trabajo y hasta de los animalitos que tenemos en nuestra casa.  Nos levantamos muy temprano vamos al baño y muy de prisa vamos levantando uno a uno de los que están en casa, quizás nuestra próxima parada es la cocina para preparar el desayuno para nuestra familia, y muchas veces nosotras somos las últimas en probar algo o probablemente eres de las que sale de casa sin desayunar.

 

Muchas veces no tenemos ni un tiempito para descansar, ni tan siquiera detenernos a  mirar un anuncio en la tv si estamos en casa y peor aún, no tenemos ni un solo minuto para decir gracias Dios mío por este día.  Y así se nos van las horas entre trabajo las que salen a trabajar fuera de casa o en los quehaceres del hogar que son demasiados, para cuando tenemos todo ordenado, se hace la hora de que lleguen los hijos a casa y el caos comienza una vez más.  Y todo se vuelve a repetir entre la cocina, estudios, recoger el desorden nuevamente, para que cuando  llegue nuestro esposo ya estamos agotadas con deseos de que sea la hora de dormir y descansar un poco para saber que volvemos a la misma rutina al día siguiente.

 

Muchas veces estamos tan agobiadas que no tenemos ni tiempo para sentarnos un ratito y conversar con nuestros hijos ni nuestro esposo de las cosas que acontecieron durante el día, lo digo porque me a sucedido.  Todas estas cosas y muchas más nos causan ansiedad porque estamos pensando hasta en el día de mañana cuando aún este no ha llegado.  Mateo 6:34 nos dice que no estemos preocupados por el día de mañana porque el día de mañana tendrá su propio afán, basta con el día que estamos viviendo el hoy.

 

Sé que cada hogar tiene su sistema, varía la cantidad de hijos, el trabajo y las cosas que tenemos que hacer pero si sabemos que las mujeres tendemos a estar más ansiosas y preocupadas por las cosas más que los hombres.  Como mujeres tendemos a echarnos todas las cargas y preocupaciones sobre nuestros hombros y a veces no está en nuestras manos el poder hacer algo, o quizás son pequeñeces y casi siempre las exageramos y las hacemos más grandes.  Pero El Salmo 55:22 nos dice que eches sobre el Señor tu carga.

 

Te diré que debes hacer un alto en tu vida, y organizarte y poner en prioridad lo que realmente es prioridad, lo primero que debes hacer en la mañana es tomar unos minutos, si se te hace más fácil hazlo antes de que todos se levanten, lo que harás es orar, hablar con Dios, ser sincera y hablarle como un amigo, dale gracias por tu día, Él sabe que quizás no será fácil pero dile que haga tu carga más ligera y que te ayude a realizar todo lo que tengas que hacer y disfrutar a la vez del día que Dios te ha regalado, Dios quiere que vivas y disfrutes aun de las cosas pequeñas.  Dice Salmo 37:5 Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en El, que El actuará.

 

Lo que no pudiste hacer hoy, déjalo para mañana si es posible.  Toma un tiempito, mira el cielo, o quizás toma unos minutos para estar a solas contigo misma, créeme a veces lo necesitamos, disfruta de una buena taza de café, ese juguete que está en el piso puede esperar un poquito más para ser llevado a su lugar, por más que nos afanemos la biblia dice que no podemos añadir más a nuestra estatura.

 

Y me gustaría compartir un pequeño testimonio contigo.  Hace como un mes atrás mi familia y yo nos dirigíamos a la iglesia, y justo cuando me voy a montar en el carro le pregunto a mi esposo por las llaves de la casa, ohh ohh había cerrado todo y las llaves estaban adentro.  Tenía dos opciones o regresarnos y buscar la manera de abrir la casa o irnos a la iglesia y pensar luego que íbamos a hacer.  Pues elegimos irnos a la iglesia y luego de alguna manera se iba a poder abrir alguna de las puertas.  Cuando llegue a la iglesia lo primero que hice fue decirle al Señor lo que sucedía y que necesitaba que nos ayudara que me permitiera gozarme de su palabra y que no quería estar preocupada pues nada podía hacer. Al salir de la iglesia en el camino, mi esposo  me hablaba de las diferentes maneras que estaba pensando para poder abrir la puerta y yo solo pensaba Señor se que nos vas a ayudar.  Cuando llegamos no diré la manera en la cual abrimos la casa pero si lo pudimos hacer y de una sola vez, tranquilos la puerta abrió y pudimos entrar a la casa.  Dios tuvo el control de todo, yo deje mi carga sobre El como dice su palabra y el obro de la mejor manera.  Si me hubiera afanado no hubiéramos ido a la iglesia por tratar de abrir la puerta y a lo mejor hasta nos hubiera tomado un buen tiempo hacerlo.  Y si hubiera estado en todo el servicio pensando en cómo abrir la puerta me hubiera perdido de la bendición de su palabra, yo decidí creer en lo que Él me dice y él nos ayudó.  ¿Qué eliges tú en este día?  Estar afanada llena de cargas que no puedes llevas, llena de ansiedad o descansar en las promesas del Señor.

 

Mujer, te dejo con esta palabra que me ayuda mucho cuando me encuentro llena de muchas cosas y no se ni que hacer.  Filipenses 4:13 dice TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE

    Print       Email

About the author

Ferdinand G. Aponte Rivera es un joven periodista que cuenta con 6 años de experiencia dentro del campo de los medios de comunicación. Laboro en emisoras de radio, medios digitales entre otros. Actualmente dirige el Periódico El Imparcial de Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La FE es Desafiar el Alma a ir Más Allá de lo Que Pueden Ver Tus Ojos

Read More →